¡Se gana por lo que se sabe, no por lo que se hace!

Dentro de nuestra vida diaria se nos da la oportunidad de poder efectuar o prestar nuestros servicios a diferentes tipo de personas, las cuales a veces ignoran que detrás de ese gran o pequeño esfuerzo tuvimos que pasar muchas horas frente a un libro fuente de información para poder aprenderlo, de tal forma todo trabajo debe ser valorado, para entender mejor esto hay una historia el cual refleja la importancia de ‘saber’ y sobre todo el valor de este.

La historia viene de una fuente desconocida…

Es el caso del ingeniero mecánico que fue llamado a arreglar una máquina muy grande y extremadamente compleja… una máquina que valía 12 millones de dólares. 

Sentado frente a la máquina, oprimió unas cuantas teclas, asintió con la cabeza, murmuró algo para sí mismo y apagó el aparato.

Procedió a sacar un pequeño destornillador de su bolsillo y dio vuelta y media a un minúsculo tornillo; entonces encendió de nuevo la máquina y comprobó que estaba trabajando perfectamente.

El presidente de la compañía se mostró encantado y se ofreció a pagar la cuenta en el acto.

 

¿Cuánto le debo?preguntó el presidente.

-Son mil dólares, si me hace el favor. – respondió el ingeniero

¿Mil dólares? ¿Mil dólares por unos momentos de trabajo? ¿Mil dólares por apretar un simple tornillito?. – ¡Ya sé que mi máquina cuesta 12 millones de dólares, pero mil dólares es una cantidad disparatada! La pagaré sólo si me manda una factura perfectamente detallada que la justifique. – respondió muy enojado el presidente

 

El ingeniero mecánico asintió con la cabeza y se fue. A la mañana siguiente, el presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza y procedió a pagarla en el acto, sin custionar nada.

La factura del Ingeniero decía:

Servicios prestados:

Apretar un tornillo…………………. 1 dólar

Saber qué tornillo apretar……… 999 dólares

Esto es para todos aquellos profesionales que día a día se enfrentan con la desconsideración de quienes por su propia ignorancia no alcanzan a entenderlos y recuerda:

¡Se gana por lo que se sabe, no por lo que se hace!

Pero OJO, no pro eso debemos de ‘pasarnos’ con las personas que no tengan la posibilidad de poder pagarnos, para esto se miden en niveles económico, por ejemplo no es lo mismo cobrarle a un obrero a cobrarle a una empresa, ¿me explico? …

Así que valora el trabajo de cada persona como a ti te gustaría valoraran el tuyo.

Deja una opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s