Mi vida sin televisión

Hace casi dos años, decidí que mis hijos no iban a mirar más televisión. Sí, lo leíste bien. No más televisión. En aquel entonces, no tuve ni idea cuánto afectaría y cambiaría nuestras vidas. Hoy sé que fue una de las mejores decisiones que jamás hice, pero no ha sido fácil.

Cuando desenchufé al cuidador de los niños, tuve que buscar un nuevo plan. El que encontré fue sencillo: fomentar el juego de tiempos pasados. Sí, así mismo. Jugar sin estructura, súper-sucio y desordenado, sin instrucciones. No llenamos el tiempo con lecciones; montamos una mesa de arte con libros para colorear y cantidades de papel blanco. Ahora sus imaginaciones dominan.

Anuncios

Deja una opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s